lunes, 18 de agosto de 2008

Los últimos Papas...

San Malaquías...

Las llamadas profecías papales de San Malaquías se publicaron a finales del siglo XVI, con los nombres de los futuros papas y los lemas que los identificaban, aunque habían sido escritas en 1139, hace 800 años, por el irlandés San Malaquias.

El profeta dejó en Roma una lista de 112 títulos latinos, uno por cada Papa que reinaría a partir de su época. Estos títulos predicen los nombres de los futuros Papas, su lugar de nacimiento, sus blasones o títulos o los hechos más importantes sucedidos bajo su papado. Tras el actual Papa, sólo quedan dos lemas más en la lista.

  • 110: “De labore solis” (De la fatiga o trabajo del sol). Juan Pablo II (1978-2005). Ha sido capaz de un trabajo extraordinario y extenso. Los días de su nacimiento y muerte hubo eclipses solares.
  • 111: “Gloria Olivae” (La gloria del olivo u olivo glorioso). Benedicto XVI (2005). Toma su nombre por San Benito y Benedicto XV. Los Benedictinos, orden conocida también como olivetna, tuvieron una rama llamada los "olivetans". Benedicto XV se destacó por sus esfuerzos por la paz durante la Primera Guerra Mundial. El Cardenal Joseph Ratzinger, Ex-Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe es el actual Papa.

Queda uno solo en la lista:


  • 112: “Petrus Romanus” (Pedro Romano). Posiblemente se llame Pio XIII, quién será el último Papa ya que en su reinado ocurrirá el fin:

"En la persecución final de la Santa Iglesia Romana reinará Petrus Romanus (Pedro el Romano), quien alimentará a su rebaño en medio de muchas tribulaciones. Después de esto la ciudad de las siete colinas será destruida y el temido juez juzgará a su pueblo. El Fin."


El apóstol Pedro fue el primer Papa de la Iglesia, elegido directamente por Nuestro Señor Jesucristo:

Tú eres Pedro, la piedra. Sobre esta roca edificaré mi Iglesia y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella. Te doy las llaves del cielo, todo lo que amarres en la tierra será amarrado en el cielo, todo lo que desamarres en la tierra será desamarrado en el cielo. (Mateo 16:18-19)

Pedro al igual que Cristo, bebió del mismo cáliz de sufrimiento, al morir como mártir.

El cuerpo de Cristo, la Iglesia representa a Nuestro Señor Jesucristo. Los dos últimos Pontífices tendrán que enfrentarse a la furia del enemigo que hará persecución violenta a la Cristiandad. Fiel como Pedro, el último Papa cuidará de su rebaño en medio de los ataques del enemigo.


Un Papa huyendo de Roma

Además de San Malaquías, muchos otros han predecido el fin de las dinastías papales. En concreto, hay mucha literatura sobre el tema del Papa, huyendo o cautivo, pero siempre lejos de Roma. Nostradamus fue uno de ellos, pero hubo muchos más:

Jeane Dixon, que ya predijo una alianza entre EEUU y Rusia para luchar contra China, también dijo que hacia finales de siglo un Papa será herido. Y otro morirá asesinado hallándose lejos de Roma. A partir de tal hecho, la Iglesia tendrá un tipo de gobierno distinto al Papado. Lo mismo anticipa el tercer secreto de Fátima.

Juan de Vatigueiro, en el siglo XIII, predijo que cuando el mundo se encuentre perturbado el Papa cambiará de residencia, y durante 25 meses no habrá ningún gobierno ni Papa en la Iglesia de Roma.

Juan de Rocapartida, 100 años después, profetizó que al acercarse el fin del mundo, el papa y sus cardenales habrán de huir de Roma en trágicas circunstancias hacia un lugar donde permanecerán sin ser reconocidos. El Papa sufrirá una cruel muerte en el exilio.

Nicolás de Fluh, en el siglo XV, previó que llegaría un tiempo en el que la Iglesia quedaría desolada, sin Pedro ni sus sucesores.

Helen Wallraf, vidente, declaró el siglo pasado que llegaría el día en que el Papa huya de Roma con la sola compañía de cuatro cardenales.

Anna Katerina Emmerick vio al Papa huyendo, débil y agotado por los muchos pesares y tribulaciones y al Vaticano quemado hasta los cimientos.

Don Bosco, mistico, advirtió al Papa Pío IX de que llegará un día en que una luz brillante resplandecerá en el cielo, en pleno fragor de una batalla. En ese instante, el Papa y sus servidores abandonarán el Vaticano pasando por una plaza cubierta de muertos y heridos. Todo el país sufrirá una gran pérdida de población y la tierra se agitará como arrasada por un huracán y caerá un fuerte pedrisco. Durante doscientos amaneceres, el papa y su séquito vagarán por tierras extranjeras.

Pio X tuvo una visión similar en 1909. Durante una audiencia, el Papa se desmayó y, al recobrar el conocimiento, dijo que llegaría un día en el que el Papa abandonará Roma y será transportado, enfermo, por encima de los cadáveres de sus cardenales.

En 1914, al agonizar Pío X, murmuró unas palabras que, al parecer, se refieren al último Papa, al Papa del Fin de los tiempos: He visto a uno de mis sucesores de igual nombre (el futuro Pio XIII), huyendo por entre los cadáveres de sus hermanos. Se refugiará de incógnito en alguna parte, y después de un breve respiro, morirá de muerte cruel."

El respeto a Dios ha desaparecido de los corazones. Se intenta borrar incluso el recuerdo de Dios. Esta perversidad no es más que el principio de los males que deben llegar antes del fin del mundo”.

Nostradamus


Benedicto XVI asesinado en el centro de Italia e invasión musulmana a Occidente

El sucesor del papa Juan Pablo II, Benedicto XVI, será asesinado y su muerte desencadenará una invasión musulmana a occidente, según anticipó Nostradamus, de acuerdo con el experto en las profecías del vidente francés del siglo XVI, el abogado colombiano Gonzalo Echeverri, quien ha escrito un libro sobre Nostradamus y sus predicciones.

Echeverri asegura que el hecho partirá en dos a la Iglesia Católica y hará que la Santa Sede sea trasladada de Italia a Francia.

"El Papa Benedicto XVI morirá asesinado más adelante, en el centro de Italia.


El nuevo Papa, Pio XIII (Petro Romanus) huirá de Roma a Lyon


Después Benedicto XVI vendrá el Papa número 112, Petrus Romanus (Pio XIII), quien tendrá que huir de Roma a raíz del ataque de los musulmanes", precisó Echeverri, ex magistrado del consejo electoral de Colombia y autor del libro "Nostradamus y la Guerra Islam-Occidente".

Según el experto, tras su huida el Papa se radicará en Avignon /Aviñón (Francia), que fue sede pontificia durante la Edad Media (1.309-1.378) y otro pontífice asumirá en Italia, con lo que la Iglesia Católica quedará dividida en dos.


"Hay una profecía muy clara que dice que la Santa Sede se mudará a otro lugar, incluso advierte que el Papa francés no podrá instalarse en Avignon por la invasión musulmana y tendrá que huir a Lyon, donde sufrirá un atentado según Nostradamus", explicó Echeverri.


El exegeta colombiano asegura que su análisis se basa en dos textos del vidente francés "en los que explícitamente se refiere al Papa como el primado y a la iglesia como la nave imperfecta".

Nostradamus sostiene que "antes de la batalla (la invasión musulmana), el Grande caerá. El Grande ha muerto de una manera muy repentina, y sentida. En la nave imperfecta (la Iglesia), la mayor parte nadará junto al río (habrá 2 Papas y la mayoría estará con el que tenga la sede junto a un río). La tierra se teñirá de sangre", recitó Echeverri, de acuerdo con su interpretación.